Laberinto de Chartres. Talismán para cargar el cuerpo de energía y protegerlo.

30,00 €
Impuestos incluidos

Este Laberinto es una réplica reducida del Laberinto de la Catedral de Chartres, construido alrededor del año 1220 en Francia. Mandala cosmológico y calendario de base lunar, tiene su fundamento en la geometría sagrada, ese antiguo arte que otorga serenidad y equilibrio a las emociones y la mente.

Cantidad

  • Política de seguridad (editar con módulo Confianza de cliente) Política de seguridad (editar con módulo Confianza de cliente)
  • Política de envío (editar con módulo Confianza de cliente) Política de envío (editar con módulo Confianza de cliente)
  • Política de devolución (editar con módulo de Confianza de cliente) Política de devolución (editar con módulo de Confianza de cliente)

Provee de fuerzas en las enfermedades físicas o de naturaleza psíquica, protege al portador de los poderes malignos. 

El laberinto es uno de los más ancestrales y anigmáticos símbolos, presente en todas las civilizaciones. Representación del hombre, del mundo, de la vida y de la muerte es, ante todo, un camino de iniciación. Podría decirse que el laberinto, representa el viaje de la oscuridad a la luz, o de la sabiduría secreta que se descubre tras superar una prueba. 

Este Laberinto es una réplica reducida del Laberinto de la Catedral de Chartres, construido alrededor del año 1220 en Francia. Mandala cosmológico y calendario de base lunar, tiene su fundamento en la geometría sagrada, ese antiguo arte que otorga serenidad y equilibrio a las emociones y la mente. 

El círculo es universalmente reconocido como símbolo de totalidad y unidad; la espiral, de trasformación y crecimiento. El Laberinto de Chartres es un circuito de once vueltas y de una sola vía que conduce siempre hacia el centro, sin caminos falsos ni riesgo de perderse, y retorna hacia la salida. El camino hacia adentro facilita la limpieza y aquietamiento de lamente; el espacio central es un lugar de meditación y contemplación para permanecer receptivos al as bendiciones del silencio; el camino hacia afuera, conduce a la integración de la creatividad y el poder amoroso del alma en el mundo. Si se recorre con la mente y el corazón abiertos, el mandala se convierte en un espejo que responde a las preguntas acerca de quiénes somos y dónde estamos en nuestra vida.